lunes, 18 de abril de 2011

Dios Padre en la Creación de Miguel Angel

La imágen a la izquierda es un fragmento de la Creación del Hombre, de la Capilla Sixtina pintado por Miguel Angel Buonarotti. Dios Padre al momento de infundir el aliento vital en Adán.
La técnica empleada por el genio Miguel Angel para decorar la Capilla Sixtina es el fresco, que consiste en aplicar una capa de yeso sobre la pared y pintar sobre esta mezcla aún fresca. Esto quiere decir que no hay tiempo de dibujar un boceto, y las pinceladas deben ser sumamente rápidas, pues tenían jornadas de 8 horas diarias para pintar cada encalado. A esto se une la inmensidad y la forma de las bóvedas, a una altura máxima de más de 20 metros. Miguel Angel debió diseñar él mismo los andamios que él y sus ayudantes emplearían para crear tan magnífica obra.
Miguel Angel realizó este encargo del Papa Julio II en dos etapas: la bóveda entre 1508 y 1512, y el Juicio Final, detrás del altar, entre 1536 y 1541. Se dice que no lo comenzó con mucho agrado, pues pensaba que sería sólo para agradar la vanidad de aquel poderoso hombre. Hay más información sobre el edificio y las obras de arte en él en Wikipedia.
El rostro de Dios Padre en este mural es tal cual como nos han ilustrado siempre, un hombre anciano, de cabello y barba blancas, pero cuya expresión y estructura muscular inspiran gran fuerza y autoridad. Sin embargo, su mirada y su sonrisa nos hablan de un gran amor y un gran orgullo por su obra. Tal vez Miguel Angel recordaba al pintar la frase repetida en el Génesis 1:31: "Y vió Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera."
Cuando piensas en Dios, ¿esa es la imagen que viene a tu mente?

No hay comentarios: